Excite

¿Te toca hacer un discurso en una boda? Aprende qué puedes decir y qué no

Eso de que el padrino o la dama de honor de una boda metan la pata en su discurso parece más de una comedia americana que de la vida real, pero lo cierto es que puede ocurrir y, de hecho, ocurre. Pasarse de graciosillo/a puede jugar una mala pasada a los novios…

A la hora de hablar en público en un evento tan destacado como una boda no es sólo importante escoger un buen orador (que lo sentimos pero puede que t mejor amigo/a sea encantador pero con poca labia), es importante conocer bien la naturaleza de su sentido del humor para que este no cause sorpresas desagradables.

Un discurso en una boda son palabras de cariño y apoyo a la pareja a la vez que se manda un mensaje de amistad y confianza al resto de los invitados. Esto no quiere decir que el discurso tenga que ser tan empachoso como un algodón de azúcar, pero ojo a las bromas.

Algún comentario gracioso, irónico o alguna anécdota real divertida es siempre bienvenido durante el speech, sino se corre el riesgo de resultar tedioso y aburrido, pero hay sin duda temas que si se pueden pasar por encima mejor.

Por muy divertido que pueda parecer, la recepción de la boda no es el mejor momento para hablar sin tapujos sobre la vida y anécdotas sexuales de la pareja. Entre amigos puede resultar desternillante, pero no olvidemos que la familia de los novios está presente, y hay quien puede tomárselo con humor, pero también hay quien puede ofenderse.

Tampoco es momento de citar a las exparejas de ninguno de los dos. Se están casando, empiezan una vida juntas, recordar lo que fue y con quién fue puede abrir alguna ampolla en uno de los miembros de la pareja, y ese día es para disfrutar y reir, no para sacar a relucir alguna inseguridad provocada por relaciones pasadas.

No es que esos temas, o cualquier otro potencialmente ofensivo, estén prohibidos, es sólo que hay decir las cosas con tacto, sutileza y elegancia, y por desgracia muchos de los amigos carecen de esas características por muy bellas personas que sean.

VIDEO: Emocionante discurso de la mujer "más fea del mundo"

Así que si en algún momento os toca hablar en público en un evento de estas características no tengáis miedo a ser graciosos, pero intentad medir las palabras. Un buen consejo es ensayar el discurso delante de algún amigo o familiar que también conozca a la pareja y a sus familias, de esa forma, y visto desde fuera, si hay algo demasiado fuera de tono se cuenta con una segunda opinión, y ya se sabe que cuatro ojos, en esta caso dos oídos, ven (escuchan) más que dos.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017