Excite

Una ciudad de Estados Unidos, Sandy Spring, pide prescripción médica para comprar juguetes eróticos

  • © Getty Images

Imagínese que para comprar un juguete sexual tuviera que ir antes a su centro de salud para que su doctor le extienda una receta médica. Eso, o viajar hasta otra ciudad donde sea posible adquirirlo sin ningún tipo de prescripción médica. Pues esto ocurre en Sandy Springs, una ciudad del estado de Georgia (Estados Unidos). Una mujer ha denunciado que comprar un juguete sexual sea ilegal.

Melissa Davenport, enferma de esclerosis múltiple, dijo en una cadena local de televisión, que para ella y su marido estos juguetes sexuales son imprescindibles, ya que la enfermedad le hizo perder gran parte de su sensibilidad. Ambos se quejan de que la ordenanza de su ciudad los considera un “material obsceno, perjudicial para el orden público y la moral”.

La única excepción a la ordenanza es si los clientes tienen un propósito médico, científico, educativo, legislativo, judicial o “aplicación de la ley de buena fe” para la compra de estos dispositivos. Sin embargo, Davenport dice que ella nunca recibió una receta para comprarlos y que, además, no ve por qué debería ser necesaria.

El abogado de la pareja, Gerry Weber, dijo que esperan que el gobierno de la ciudad dé una respuesta a la demanda lo más pronto posible, una constatación de que la ordenanza es inconstitucional: “la gente tiene derecho a decidir sobre su intimidad y el gobierno no tiene nada que hacer en su dormitorio”. Mientras llega la respuesta, Melissa y su marido tendrán que seguir comprando sus juguetes sexuales más allá de la frontera de Sandy Springs.

Publicado por María Rey - Perfil en Google+ - Leer más artículos de María Rey

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017