Excite

El efecto Antonio Alcántara en las infidelidades ¿es mejor ser la otra o la engañada?

  • Twitter @MaruSolRi

En la casa de Los Alcántara la tensión se masca en el ambiente. En las últimas semanas, hemos asistido a la infidelidad del cabeza de familia. Lo que parecía que iba a quedar en una amistad entre Antonio Alcántara y Paz (Ariadna Gil), acabó en la cama. Y, como era de esperar, con un monumental enfado de Merche, que echó de casa a su “marido ejemplar”. La exitosa serie nos derrumba el mito del matrimonio ejemplar y nos plantea un nuevo dilema ¿es mejor ser la otra o la engañada?

Está claro que socialmente no está bien visto ser la amante, sin embargo, viendo el sufrimiento que está provocando este suceso a la buena de Merche, nos planteamos las ventajas y desventajas de ser la otra. Para empezar, por ejemplo, a pesar de ser la amante, la tercera en cuestión puede disfrutar de ser la persona amada y no la engañada.

De todos es sabido que lo prohibido atrae. Y aquí tenemos la segunda ventaja. El peligro de ser descubiertos aumentan las ganas de tener encuentros pasionales, por lo que a muchas mujeres les compensa ser la otra y vivir algo diferente. Además, por si fuera poco, la amante nunca tiene que convencer al infiel de cuidar su imagen. Ya lo hace por ella, él mismo y, paradójicamente, su mujer.

FOTOGALERÍA: Los países más infieles del mundo, Tailandia, Corea del Sur y Malasia lideran el ranking

Claro, que en esto de ser la otra no todo no son ventajas. Al principio de entrar en una relación clandestina, todo parece ir sobre ruedas: simplemente estás viviendo algo nuevo, diferente, con chispa. Sin embargo, al pasar más tiempo juntos, la amante, inevitablemente, empieza a tener sentimientos hacia el infiel y, si no tiene claro qué papel juega en el triángulo amoroso, el sufrimiento de “la otra” también está asegurado.

Publicado por María Rey - Perfil en Google+ - Leer más artículos de María Rey

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017