Excite

Cómo ser novios a escondidas

Muchos pueden ser los motivos para decidir mantener una relación a espaldas de nuestro entorno. Una pareja no apropiada, no está permitido o bien visto, se trata de una infidelidad... Sean cuales sean los motivos por los que se decide llevar una relación en secreto, lo importante es que nadie debe enterarse, y para ello la discreción es vital. A veces es difícil no poder contar con la complicidad ni siquiera del entorno de mayor confianza, pero hay que pensar que una pequeña grieta puede tirar por tierra el secreto, porque la gente, habla, sí, habla, incluso cuando han prometido no hacerlo.

    ©Flicker

La relación no es admitida por el entorno

¿Tu pareja no es aceptada por tu familia o amigos? A priori es una buena razón para pretender esconder tu noviazgo. En este caso intenta evitar cualquier círculo común cuando te reúnas con él. Evita zonas, restaurantes y zonas de ocio en general donde haya posibilidades de cruzarte con algún familiar o amigo. El problema de esto es que hoy en día nos movemos demasiado, y puedes encontrar personas conocidas en cualquier parte. Sin embargo, con un poco de atención, puede que funcione.

Por otro lado, en estos casos lo mejor es afrontar con franqueza la situación y hacer partícipe a tu entorno. Si te aprecian lo suficiente, lo entenderán y apoyarán tu decisión. Si por el contrario la negativa es total, también valdría la pena pararse a analizar los porqués. Quizás ellos están viendo algo que el amor te impide ver a ti.

Relación prohibida en el entorno laboral

Hay muchas empresas en las que, por política corporativa, no está permitido o no están bien vistas las relaciones sentimentales entre trabajadores. En este caso mantener el secreto es más llevadero, ya que fuera del entorno laboral no se tiene porqué tener relación con el resto de compañeros. Por lo demás, durante las horas de trabajo hay que centrarse en eso, en trabajar, y dejar los arrumacos y muestras de cariño para la intimidad. Si la relación se vuelve más seria y se siente la necesidad de comunicarlo, hay que hacerlo. Los jefes pueden mostrarse muy comprensivos si ven que el ambiente de trabajo no ha variado, y si no siempre se le puede plantear a la organización un cambio de departamento para alguno de los dos, por ejemplo.

    ©Flicker

Una relación paralela

Si el caso que ocupa es una relación paralela el motivo del secreto es obvio. En este caso en ocasiones no sólo habrá que cuidarse de no ser descubierto, sino que se suele caer además en la mentira para pasar desapercibido.

Hay cuidados básicos que hay que cumplir como proteger bien con claves el móvil o el ordenador, cuidar los gestos cuando se habla o se escribe a la otra persona (se tiende a poner sonrisa tonta) o buscar buenas coartadas cuando no estemos con nuestra pareja habitual para que no sospeche.

Un pequeño truco anticelos. Renombra a la otra persona en el móvil con el nombre de un amigo o acompañado de algún término tipo “oficina”. Así, en caso de celos la pareja sólo vera llamadas y mensajes de gente del trabajo o de algún amigo y no sospechará.

GALERÍA: Dime cómo te duermes y te diré como es tu relación

El misterio siempre puede aportar cierto morbo a la relación pero la experiencia demuestra que antes o después todos los secretos son descubiertos. Por ello, cualquiera que sea el motivo por el que se lleva la relación a escondidas piensa si merece la pena tanto esfuerzo y dedicación, si lo merece, a por ello, si no, da la cara.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017