Excite

¿Cómo saber si estás en una relación tóxica?

Las parejas pasan por varias fases que se caracterizan por comprender una sucesión de emociones positivas y negativas que hay que ir superando para mejorar la comunicación y poder tener una buena convivencia. Si existe conflicto en la pareja, está bien conocer si se trata de algo natural o si estamos metidos en una relación tóxica.

    @CosoIndia - Twitter

Puntos de una relación tóxica

Puede que aunque haya ocurrido de un año para otro no nos hayamos dado cuenta. Si nuestra libertad ha desaparecido es un claro síntoma de que estamos en una relación tóxica. Si creemos que tenemos que pedir permiso para quedar con los amigos y hemos renunciado a rutinas que nos motivan por la otra persona, esto puede despertar recelo en la pareja aumentando la probabilidad de convertirse en algo tóxico.

Esta misma falta de libertad puede tocar otros ámbitos como el laboral, sintiéndonos que no tenemos perspectivas de futuro. Además, no solamente debes pedir permiso para hacer cosas que te gustan sino que quizá hayas incluso cambiando la manera de vestir y comportarte por imposición de la otra persona.

La inseguridad y la baja autoestima entre los miembros de la pareja también pueden desembocar relaciones altamente tóxicas. Esto puede hacer que a la mínima manipulemos o nos manipulen emocionalmente, convirtiéndonos en personas controladoras y celosas por miedo a ser abandonados. Es importante sentirnos bien con nosotros mismos para no pagarla con el otro.

Si cuando no estás con tu pareja sientes que 'descansas', que 'tomas aire', o que te sientes más libre, se trata de un síntoma bastante claro de que estás en una relación tóxica. Y además, todo esto puede traducirse en bajada de autoestima, sentimiento de culpa, inseguridad y dolores físicos somatizados por la depresión que conlleva la relación.

FOTOS: Las divertidas bromas por Photoshop que hicieron a la pareja que pidió que arreglaran su romántica fotografía

Soluciones a una relación tóxica

Existen muchas formas de que se perpetúen las relaciones tóxicas. A veces es por miedo a dejar la relación y las represalias que pueda tomar uno de sus miembros. En este caso tenemos que huir y apoyarnos en familiares y conocidos para salir de ella. En otras ocasiones, nuestra baja autoestima nos ha hecho amarnos de una manera controladora y a la defensiva que no hace bien a la pareja. En esta circunstancia se aconseja analizar el motivo de la bajada de autoestima y dependencia y si no es posible que ambos crezcais como persona, dejarlo igualmente.

Cabe destacar que a muchos les cuesta dejar una relación aunque sea tóxica por el miedo a estar solo y el amor que se tiene a la pareja. Si tanto nos importa pero no somos capaces de cambiar la situación y tampoco podemos dejar la relación, es altamente recomendable buscar ayuda psicológica, ya sea en su modalidad de terapia de pareja o en sesiones individuales.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017