Excite

Cancela la boda de su hijastra por una gran decepción

  • Youtube

Si hace poco nos enternecíamos con el padre que quiso compartir la entrega de mano de su hija en su boda con el padrastro de la misma, ahora llega otra historia de padrastros que no nos dejará indiferentes. En este caso se trata de un hombre que contó en Reddit cómo canceló la boda de su hijastra tras una gran decepción.

El usuario de este sitio web cuenta que su hijastra se iba a casar el 3 de noviembre y que el estrés había consumido gran parte de su vida y la de la madre de ella y pareja de él durante los últimos seis meses. También cuenta que llevan viviendo juntos 10 años.

En el relato explica que nunca le ha faltado nada a su hijastra desde que vive con su madre: "Se graduó en diciembre del año pasado en la universidad y personalmente me encargué de pagar todos los gastos de sus estudios, un total de 40 000 dólares. También le compré un coche para que pudiese ir y venir de la universidad cuando acabó secundaria.

El padrastro también aclara que "actualmente no tiene trabajo y ha estado viviendo con nosotros durante los años de estudio y después de graduarse".

Según cuenta, el padre biológico de su hijastra era adulado por ella en muchas ocasiones a pesar de que "nunca había aportado ni un solo centavo para su educación, ni le ha pasado manutención alguna". También explica que "esto es culpa de mi novia, al no establecer una manutención para sus hijos como parte del arreglo de divorcio".

Al parecer, su hijastra adora y quiere a su padre biológico en su vida, "a pesar de que siempre se las ingenia para romperle el corazón con promesas incumplidas o visitas que nunca llegan".

Se acercaba la fecha de su boda y el padrastro, sabiendo que el aforo de la ceremonia cubría un máximo de 250 invitados, preguntó a su novia y su hijastra si podía invitar a 20 personas que quería traer al convite. En Reddit afirmaba que "al fin y al cabo yo estaba corriendo con todos los gastos". La novia y su hijastra le dijeron que no había ningún problema y que ellas se encargarían de ello.

El caso es que la realidad fue bien distinta. Descubrió al preguntarle a un amigo, que sí recibió un anuncio del enlace pero ningún tipo de invitación. Ni su amigo ni ninguno de los otros 20. Además, su nombre no aparecía por ninguna parte y sí el de la madre y el del padre biológico.

La consecuencia que tuvo esto fue una discusión con su novia y madre de la prometida, en el que ella justificó la falta de estos 20 invitados por un aforo insuficiente. Y para colmo, agregó que "si algunas personas no confirman asistencia es posible que podamos incluir un par". Tras ese último comentario, nuestro protagonista se sentía ninguneado, pero todavía faltaba la traca final.

En una cena previa a la boda, cenaron con la familia del novio, pero, para su sorpresa también asistió el padre biológico de su hijastra. En el transcurso de la misma, la prometida anunció que su "verdadero papá" iría a la boda para entregarla a su futuro marido como padrino. Según narra el padrastro, todos los demás celebraron la noticia.

El padrastro, después de permanecer un tiempo tembloroso y aturdido, acabó por proponer un brindis en el que dijo que "ha sido un gran placer para mí formar parte de esta familia durante los últimos diez años y en este punto de mi vida, siento que le debo mucha gratitud a los novios porque me han abierto los ojos sobre algo muy importante". Las reacciones a estos comentarios eran sonrisas confiadas y miradas de aprobación.

El padrastró continuó afirmando que la pareja "me ha mostrado que mi posición en esta familia no es la que yo pensaba que era y que aunque alguna vez pensé que era el patriarca o padrino de la familia, solo cumplo el rol de un cajero automático". El discurso finaliza de esta manera: "Como fui reemplazado como anfitrión, tanto en las invitaciones como en la ceremonia, renuncio a mis obligaciones financieras como anfitrión y se las dejo a mi sucesor, el verdadero padre". Tras acabar de beber su copa dijo "salud por la feliz pareja y por el camino que han escogido, ahora todos pueden irse".

FOTOS: Las fotos de boda más divertidas

La decisión del padrastro viene tras no solo no sentirse recompensado por lo que aporta a la familia, sino por el hecho de sentirse pisoteado cuando él es el artífice de la celebración de la boda de su hija. No obstante, ¿pensáis que hizo lo correcto al cancelarla o debería haber aguantado la voluntad de su novia y su hijastra?

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017