Excite

Acaba en la cárcel por ser demasiado escandalosa en la cama

  • @Esmas_Mujer - Twitter

Si hemos vivido en varias comunidades de vecinos distintas, es probable que nos haya tocado convivir con los gritos y jadeos de alguna pareja que es demasiado apasionada cuando hace el amor. En esta historia en concreto, la mujer era tan escandalosa en la cama que acabó yendo a la cárcel por las recurrentes molestias ocasionadas a los vecinos.

Según cuenta un vecino de Gemma Wale, "es como si echara la casa abajo con sus gritos entrecortados con los jadeos". Y es que al parecer, esta mujer y su novio son la envidia del barrio pero también están cansados de ella. Otro comenta que "su novio debe de estar muy orgulloso, pero no quiero que me despierten a medianoche".

El barrio donde vive Wale y su novio en Birmingham está cansado de los gritos de la chica en la cama a altas horas de la madrugada. Y no solo es eso, también critican constantes peleas que tiene la pareja que van acompañados de golpes y portazos a lo largo de la semana. Después de innumerables quejas, acabaron por llevar el caso a la vía judicial.

El tribunal advirtió a Gemma de que tenía totalmente prohibido gritar de la manera que venía haciéndolo a horas intempestivas. También debería llevar cuidado y no hacer otros ruidos por poner el volumen de la música muy alto, discutir o insultarse en voz alta y dar portazos. Todos estos actos también fueron denunciados por los vecinos.

El caso fue que esta advertencia no sirvió de mucho, puesto que esta escandalosa madre de dos niños que tiene 23 años no tardó mucho en volver a sus ruidosos revolcones y sus peleas subidas de tono acompañadas de portazos, gritos e improperios donde cada uno se acordaba de la familia del otro, y los vecinos, de la de ambos.

VÍDEO: lo que miran las chicas al cruzarse con un hombre

Cansados de la situación, volvieron a llevar a Gemma a los juzgados. En esta nueva denuncia acusaban a Wale de haber estado gritando de manera deliberada mientras tenía sexo con su pareja durante diez minutos continuados, el pasado 29 de enero. La juez Emma Kelly consideró el acto como de desacato y desobediencia a la primera advertencia, que además, es agravante por no haber remordimiento en la reincidente. Finalmente, nuestra ruidosa protagonista tendrá que pasar dos semanas en la cárcel.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017